Monos del Centro


  • ALUATTA
  • ARAÑA
  • CAICAPUCHINO
  • CAICARIBLANCO
  • LAGOTHRIX
  • OLIVACEUS
  • PAPIO
  • SAIMIRI

PABLO

Es un primate de la especie Callithrix jacchus o Marmoset común, también llamado Tití orejas de algodón, tiene 10 años y llegó desde Holanda en  Junio de 2004.

Según el informe que nos enviaron desde Holanda, Pablo es ciego de nacimiento y vive junto a su hermano Jacchus,  nacieron en un laboratorio en Holanda, desde donde fueron derivados al Centro Stichting Aap y desde allí fueron enviados a nuestro Centro en Junio de 2004.

Stichting Aap es un Centro que se dedica a rescatar primates pero no los rehabilita, es un Centro de acogida transitorio  por lo que los envía a otros Centros especializados.

Creemos que Pablo ve luz y sombra ya que sigue con la mirada pero tiene que olfatear la comida para saber que es, tampoco se da cuenta cuando le llevamos algo que le gusta y solo cuando se lo ponemos muy cerca de su cara, reacciona.

Pablo es tranquilo y curioso, le encanta comer tenebrios, unos gusanos que criamos especialmente para su grupo, es su alimento favorito y hay que ponerlos directo en su boca. Si los dejamos en la bandeja de comida, su hermano se los come rápidamente y Pablo se demora en encontrarlos ya que solo los descubre al tacto. Cuando Jacchus ha comido 5, Pablo va en el primero.

Pablo se ve indefenso por su tamaño tan pequeño y por su discapacidad, tenemos un cuidado especial para él. Come 3 veces al día, despierta muy temprano y se acuesta enrollado en su frazadita apenas comienza a atardecer. Duerme en una pequeña casita que está arriba de su dormitorio.

BRIAN Y ROCKY

En Marzo del 2006 el Servicio Agrícola y Ganadero decomisó tres monos capuchinos (Cebus apella) al circo Madison en la ciudad de Concepción, fueron llevados al Hospital Veterinario de la Universidad de Concepción y posteriormente trasladados el 24 de Marzo al Centro de Rehabilitación y Rescate de Primates de Peñaflor.

Brian, Víctor y Madison ingresaron en malas condiciones: bajo peso, colmillos rasados, pelaje escaso y opaco.

Al mismo tiempo, ingresó al Centro un macho decomisado al circo Italiano y al colocarlos en contacto visual nos dimos cuenta de que dos se saludaban con entusiasmo como si se conocieran, también nos dimos cuenta de que se parecían en el color, tamaño y facciones del rostro. Los juntamos y se abrazaron con grandes muestras de alegría.

Desde el primer momento llamó la atención la gran amistad entre Brian y Rocky,  llamó la atención porque generalmente un macho adulto capuchino trata de dominar al otro macho de su grupo y le demuestra con amenazas, vocalizaciones y gestos corporales que es el jefe. Entre Brian y Rocky esto no sucede,  comparten comida, se acicalan, se protegen y no aceptan a otros machos en el grupo.

Actualmente viven con las hembras capuchinas Paula y Merlina y como las ignoran ellas viven tranquilas.

Los grupos sociales de machos capuchinos  son difíciles de formar, los machos dominan a las hembras y constantemente tratan de demostrarles que ellos mandan.

Este grupo es muy especial, los dos amigos juegan todo el día y las hembras están por su lado. Brian y Rocky son los mejores amigos del Centro de Primates, es divertido observar cuando alguna persona se acerca a saludarlos. Rocky saluda a las visitas con grandes gritos de alegría y Brian se dedica a calmarlo sacándole pelos de la espalda.
No se han encontrado elementos.

DANIELA

Ingreso al Centro: 10 de Octubre de 2004

Origen: Circo de México, ciudad de Copiapó

Los primeros dias de Octubre de 2004 recibí una llamada Telef.nica de Maria Teresa Chang, veterinaria de la ciudad de Copiapó. Me contó que estaban tratando de rescatar una hembra papión de un circo que estaba en la ciudad, la hembra, de nombre Daniela, estaba encadenada al cuello, con evidentes signos de estrés y encerrada en una jaula pequeña en un lugar utilizado como basural. Maria Teresa me pidió asesoría para el rescate y quería saber si yo podía recibirla.

Daniela, como todo animal de circo, vivía en permanente estado de conflicto, miedo y frustración, encerrada en una pequeña jaula, con una correa al cuello y encadenada sin poder desplazarse en forma voluntaria. Permanecía siempre con las deposiciones adheridas a la zona posterior, defecaba y luego se sentaba sobre los excrementos. Se automutilaba mordiéndose los brazos y sacándose el pelo de la zona.

Al escribir esto que ya he visto en muchas ocasiones, pienso en la desesperación que debe haber sentido Daniela al no poder controlar la situación, al estar siempre sometida sin poder desplazarse mas de 2 metros que era lo que media su jaula.

La Agrupación Refugio por la Vida Animal logró sacarla del circo y quedó a cargo de la Clinica Veterinaria Copiapó, cuya veterinaria Maria Teresa Chang la trajo en auto hasta el Centro de Primates. El rescate de Daniela fue toda una operación llena de adrenalina, el chofer que trajo a Daniela nunca se enteró de que transportaba un mono, su traslado era necesario por si el circo intentaba recuperarla, al estar Daniela a tantos kilómetros de distancia daba tiempo para  interponer recursos ante los tribunales,

En ese momento no teniamos un habitat para Daniela y la ayuda de Animanaturalis fue fundamental, su directora Daniela Romero nos trajo de regalo una jaula de 3x3x3 metros para que Daniela pasara alli los primeros meses mientras construiamos su habitat definitivo. Actualmente esa jaula está transformada en un hermoso dormitorio para monos barrigudos, la forramos de madera y se agregó un vidrio a una pared para que entre el sol durante el invierno.

Luego vino un largo proceso judicial que se desarrolló en la ciudad de Copiapó y no exento de dificultades, incluso el dueño del circo llegó amenazante hasta el Centro en Peñaflor y en los tribunales en Copiapó intentó agredir al personal.

Mientras, Daniela se iba adaptando lentamente a su nuevo hábitat. Su rehabilitación ha sido lenta y difícil, el daño provocado en el circo fue muy grande.

Agregamos una segunda jaula  con un gran árbol adentro, árbol que Daniela ignoró, le colocamos de compañero a Ronaldito, mono capuchino, no eran amigos pero se acompañaban hasta que Daniela comenzó a mostrarse agresiva con él y tuvimos que sacarlo quedando sola nuevamente.

Luego de 4 años, decidimos construir un nuevo hábitat para ella porque nos dimos cuenta de que ya no progresaba más en su rehabilitación.

Durante 3 meses  distintos voluntarios y no voluntarios construyeron un habitat grande y hermoso para Daniela, colocamos pasto, hamaca, tiene vegetación y una pequeña casita, un túnel que la lleva a otro hábitat y en medio de las 2 jaulas tiene un jardín. Es un hábitat construído con mucho  esfuerzo y cariño para ella. Hoy comparte el habitat con Daniel, un macho de su misma especie. (Papión).